Deportes

Tarjetas rojas y amarillas: qué significan y cuándo se hacen presentes

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo. Las ligas de fútbol y los campeonatos nos ofrecen excelentes espectáculos deportivos. Jugadores, capitanes, cuerpo técnico y árbitros, son piezas claves. Además de ello, las tarjetas rojas y amarillas se hacen presentes para cambiar el rumbo de los partidos. 

Pero, ¿sabes todo lo referente a las tarjetas rojas y amarillas? ¿Cómo pueden cambiar el panorama no solo del juego sino incluso de los futuros encuentros? A continuación, te lo explicamos.

Conoce el significado de las tarjetas rojas y amarillas 

La manera que utiliza el árbitro para comunicar faltas en el fútbol son las tarjetas rojas y amarillas. Fueron inventadas en 1966 por el árbitro inglés Ken Aston, luego de percatarse que algunas decisiones no eran entendidas del todo por los jugares y espectadores. 

Las tarjetas rojas y amarillas debutaron en el campo de juego durante el Mundial de 1970, disputado en México. Sin embargo, no fue sino hasta el Mundial en Alemania en 1974 cuando se expulsó al primer jugador

Tarjeta amarilla, una advertencia ante las faltas

Se trata de una amonestación ante faltas que no llegar a ser graves. El cartón amarillo sirve como una señal de advertencia ante un mal comportamiento. La misma, se expone levantando la tarjeta por encima de la cabeza y señalando al infractor.  

Tarjeta roja, las faltas graves son sentenciadas

Los árbitros muestran esta tarjeta cuando un jugador ha cometido una infracción grave. En ocasiones, estas faltas no son del todo claras. En la actualidad existen herramientas como el VAR, que se ha convertido en el mejor aliado de los árbitros. 

Por otra parte, también puede mostrarse cuando un jugador ha cometido varias faltas menos graves durante un mismo encuentro. 

Razones para sacar tarjetas amarillas

  • Toma tiempo innecesario para descansar. Perder el tiempo para ejecutar un tiro libre o incluso estar en una posición incorrecta deliberadamente, puede ser sancionado.
  • Conducta antideportiva. Acciones poco deportivas como tratar de engañar al árbitro, fingir infracciones o celebrar goles de manera exagerada, son castigadas.
  • Infracción constante a las reglas. Cuando un jugador quebranta las leyes del fútbol de manera persistente, el árbitro le presentará una tarjeta amarilla.
  • No respetar la distancia. Al momento de un tiro libro o de esquina, el oponente debe respetar la distancia establecida. Si es advertido y continúa la acción, puede ganarla la amarilla.
  • Discutir por acción o palabra. Hacer comentarios o gestos molestos ante una decisión del árbitro, puede acarrear una amonestación. 
  • Salir o entrar al campo. Ningún jugador puede entrar o salir del terreno de juego de manera deliberada y sin permiso del árbitro. El hacerlo conlleva a una tarjeta amarilla automática.

Razones para sacar tarjetas rojas

  • Juego y lenguaje sucio. Cualquier jugada de un oponente que pueda atentar contra la integridad de un jugador, es considerada una falta grave. Asimismo, escupir o utilizar lenguaje abusivo son castigados con dureza. 
  • Evitar deliberadamente una jugada con intención de gol. Cuando un atacante tiene una clara oportunidad de anotar y un jugador del equipo contrario lo intercepta. Además del cartón rojo y dependiendo del lugar de la infracción, se hacen presente los penales en el fútbol.
  • Acumulación de tarjetas amarillas. Si un jugador acumula dos tarjetas amarillas, el árbitro emitirá una roja y el jugador deberá abandonar el campo. 

El uso de tarjetas rojas y amarillas son importantes a la hora del desarrollo de un partido de fútbol. De igual manera, son un recordatorio de las reglas que deben acatarse dentro del terreno de juego.